Libérate de Prejuicios para ir a la universidad

Sería perfecto saber cómo hacer las cosas bien, aprovechar el tiempo y no que luego pasen los años y darte cuenta que hubieses aprovechado mejor las oportunidades. Bueno, el tiempo no retrocede y cada cosa que te sucedió o que lo hiciste, te hacen ser la persona que eres ahora.

Lamentablemente muchos de nosotros estamos llenos de prejuicios que nos hacen tomar las decisiones equivocadas, chocar contra esa piedra una y otra vez. Estas líneas están dedicadas para esos jóvenes que emprender una nueva etapa en sus vidas, que sin duda no tomaran los consejos de nade más, por el mismo espíritu rebelde, pero que serían de positivos. Antes con ser un buen artesano eras un buen cerrajero (visita este enlace), pero ahora el oficio de un cerrajero se estudia en la universidad, mas en este articulo sobre cerrajeria.

Una nueva etapa y mi primera recomendación es que abras tu mente, es justa aquí donde los conocimientos van a entrar a tu mente, aquí se descubre tus verdaderas habilidades y tus capacidades. Los conocimientos de la educación anterior te dan una idea, pero hay gente que se descubre en el mundo universitario, es el momento de liberarte de los prejuicios para que sepas que eres capaz realmente.

  1. Prejuicio 1, “Es que no se me dan las matemática”, o “… el dibujo”, o “… los idioma”: Señoritos todos, es ahora el momento de comenzar, lo que haya empezado anteriormente quedo en el pasado. Puedes ser bueno en lo que quieras hacer, las matemáticas son una de las habilidades que puedes adquirir y terminar por ser divertidas cuando descubres que nos son el monstruo que siempre creíste.

¡NO TE LIMITES! Tienes que estar consciente que puedes hacer todo lo que tienes lo realmente desees hacer, eres joven y capaz; No veas a los lados, como les sirve a los demás no te funciona de igual manera a ti; mírate a ti mismo, no te desgastes queriendo hacer lo que otros, tu puedes encontrar tus propias maneras de hacer las cosas.

  1. Prejuicio 2, “Profe no pude terminar porque…”: Para los que no se han dado cuenta, ahora tu vida está en tus manos, ya no depende tanto de lo que te digan tus padres y mucho menos de tu maestro de la escuela, recuerda que los estudios universitarios son una herramienta para que el resto de tu vida, tú decides si tomarla o no. Tú debes ser tu propio jefe, imponerte tus propios compromisos si quieres terminar con éxitos tus estudios.

¡MIENTRAS QUE TU EXCUSAS, LOS DEMAS GANAN TERRENO! Si quieres estar entre los primeros de la clase y acostumbrarte hacer las primeras opciones para todo, comienza por destacarte, llenarte de excusas no es el camino para lograrlo, debes intentar obtener la mayor parte de los conocimientos, cubrir tus asignaciones y dejar tiempo para lo que salga intempestivamente.

  1. Prejuicio 3, “Encontré al amor de mi vida”: Como es lógico, es posible que con tantas opciones, cuerpos atléticos, caras bellas, galanes y chicas exuberantes te puedas confundir. Recuerda que no has ido a la universidad a conseguir pareja, sino para lograr un título profesional, las relaciones serias generalmente no existen en estos ambientes, muchos quieren vivir la aventura. Si se generara alguna relación seria, no es el momento de que adquieras un compromiso amoroso con nadie, que puedes ofrecerle a tu pareja o de cuantas cosas te vas a limitar para cumplir.